El Plasma Rico en Plaquetas se obtiene por centrifugación diferencial de sangre autóloga, quiere decir que es extraída del mismo paciente, procesada en el mismo momento, y al ser utilizada mediante Mesoterapia, en las zonas más flácidas del rostro y del cuello, estimula la producción de colágeno, elastina y tejido epidérmico, lo que se traduce en una piel joven, tersa y de mejor calidad.

Las plaquetas que fluyen en la sangre están repletas de unas citoquinas llamadas Factores de Crecimiento. Estos tienen la capacidad de acelerar la reparación de tejidos. La gran ventaja del uso de PRP es que es completamente natural, no tóxico, no alergénico, al utilizar la propia sangre del paciente, resultando en un tratamiento sin efectos secundarios.

Da resultados muy satisfactorios cuando se utiliza para:

  • • Rejuvenecimiento facial
  • • Fortalecimiento capilar
  • • Estrías
  • • Cicatrices


Este tratamiento se recomienda a partir de los 30 años, edad en la que la piel empieza a perder su poder de regeneración o simplemente cuando los signos de envejecimiento son visibles.